5 consejos para usar el móvil con los más peques de la casa

Son muchos los contenidos que se escriben sobre la pertinencia y uso de dispositivos móviles entre los más pequeños de la casa y en mi último Vblog (Ver Vblog 2 “Especial Roma”) reflexionaba sobre el tema. En esta entrada vas a encontrar 5 consejos para acercar los dispositivos móviles a la infancia.

Los procesos de aprendizaje y desarrollo de los menores, sin entrar en aspectos técnicos que soy trabajador social no pedagogo, están muy estudiados y no voy a entrar en ellos, ya que hay numerosas teorías de «lo mejor para esto y lo peor para aquello». Pero, sí creo que las tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) están generando un contexto social diferente, líquido, a la par que unos patrones de aprendizaje que requieren de unas necesidades competenciales aún por definir.
Es complejo hablar de los pros y contras del uso de los dispositivos móviles en edades entre los 2 y 6 años, período clave en el aprendizaje y composición de esquemas mentales en los menores. Ya que aún no tenemos la evidencia empírica a largo plazo para valorar si el «aprendizaje Móvil”, la a atención a 5 pantallas, la multitarea y el consumo de micro información puede tener consecuencias negativas o positivas. Los pequeños que han crecido con estos dispositivos en un desarrollo lo suficientemente avanzado, hablamos de unos 5 o 6 años del boom de los smartphone y las conexiones a internet móvil, menor aún en el caso de las tabletas.

¿Conoces a la Generación Z? ¿no? Pincha AQUÍ

Esto además, pueden no ser tanto desviaciones de lo “adecuado”, como adaptaciones al contexto tecnológico actual. En la Sociedad de la Información, la capacidad para almacenar información no mide las capacidades y competencias de las personas, sino su habilidad para manejar la información a la que actualmente tiene acceso y aplicarla de forma adecuada en su vida diaria.
Atendiendo a todo esto, me centro en el como, es decir, cual es la forma adecuada de acercar los dispositivos móviles a los más pequeños de la casa.
menores y dispositivos moviles
1.- El móvil no es un juguete, no es un dispositivo para distraer la atención, sino un medio para localizarla en tareas o acciones concretas. Sí, se puede usar como reproductor de música y cosas así, pero su función principal es la comunicación y la gestión de la información como procesador que es. Si se convierte el móvil el un fetiche, así lo visualizará el menor.
2.- El móvil no es un premio ni un trofeo. si queremos aplicar el móvil en la educación de los menores, hay que tratarlo con este respeto, ya que es una herramienta educativa, no puede entrar al juego de premios y castigos. Sus usos más recreativos quizá, pero no sus funciones pedagógicas. Cuando se utiliza una APP educativa debe dedicarse  el tiempo y contexto adecuado para su uso, incluso se puedo definir los espacios del día más adecuados para ello, a igual que planificamos otras tareas diarias. Hay horarios de comidas, juegos, higiene, etc ¿por que no de aprendizaje y/u ocio móvil?
3.- Acompañar a los menores. Un gran error en el acercamiento a los móviles tanto por parte de adultos como espacialmente en menores, es una visión meramente individualista. Esto es una visión muy comercial y consumista, el «one to one”, y que se ha reproducido en muchas iniciativas de incorporación de la tecnología al sistema educativo.
     Si algo defiendo hace tiempo es que un dispositivo móvil es una herramienta perfecta para favorecer la relación entre personas, todo depende del uso que le des. Y pongo varios ejemplos. En primer lugar, si hablamos de infancia, el aprendizaje por imitación en edades tempranas es vital. Si usamos junto al niño la herramienta digital, estaremos favoreciendo un uso adecuado y responsable (que primero pasa por que este uso también lo realice el adulto claro…).
4.- El móvil no es una distracción para conseguir otro fin. Igual que no lo ha sido la televisión, el móvil no es una distracción para lograr que los pequeños coman o lleven a cabo otras cuestiones en paralelo. Aspecto muy relacionado con el punto 2.
Si asociamos el uso de un móvil a cambio de comer o lavarse, estamos forzando un estímulo respuesta condicionado y no un proceso pedagógico en el que el menor integre estas rutinas como aspectos saludables de la vida diaria.
5.- Dar ejemplo. Como siempre llega el aspecto clave en la educación de los menores, dar ejemplo. Y es que como decía antes, en la sociedad se aprende por imitación, y en especial en la infancia, por lo que el primer modelo a seguir van a ser los familiares del menor. Si ven que usas el móvil mientras comes, un numero de horas elevado, si no lo apagas por las noches, y hasta el último detalle que se te ocurra, obviamente serán modelos aprendidos que posiblemente reproduzcan.
Aprovecho para recomendar uno de mis blogs de referencia, Educación 3.0. Está orientado a educación reglada, pero en 5 minutos de navegación veréis que su enfoque y consejos llegan mucho más allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba