Tecnología y Aprendizaje colaborativo

La sociedad del conocimiento ha despertado toda una serie de interrogantes sobre la educación y los medios de aprendizaje contemporáneos. Pero estos interrogantes no son nuevos, la ruptura con la educación bancaria es un debate desde hace décadas, a pesar de ello, se siguen repitiendo experiencias de transferencia contrarias al aprendizaje colaborativo.

“En vez de comunicarse , el educador hace comunicados y depósitos que los educandos, meras incidencias, reciben pacientemente, memorizan y repiten. Tal es la concepción “bancaria” de la educación, en que el único margen de acción que se ofrece a los educandos es el de recibir los depósitos, guardarlos y archivarlos. Margen que sólo les permite ser coleccionistas o fichadores de cosas que archivan” (Freire, P. 1970, pág.72)

Estas reflexiones que exponía Freire hace más de 40 años, se siguen reproduciendo, y la incorporación de la tecnología en las aulas, que pone al alcance de los educadores un sin fin de herramientas en esencia colaborativos y de interacción, no ha cambiado esta realidad, sino reabierto el debate.

Y en la educación no formal no es diferente, una educación basada en valores y en la promoción de lo colaborativo apoyado en la comunidad, tampoco tiene una perspectiva clara de aprovechamiento de la tecnología para el fomento de un aprendizaje colaborativo.

“Internet es de hecho una tecnología de la libertad, pero puede liberar a los poderosos para oprimir a los desinformados, puede llevar a la exclusión de los desvalorizados por los conquistadores del valor” (Castells, 2003, pág.225).

Leyendo estas frases de Castells, vemos uno de los riesgos a los que nos enfrentamos actualmente. La tecnología se presenta como un medio liberador, una oportunidad de socialización y comunicación interpersonal. Para que este elemento sea universal, igualmente se requiere de una educación colaborativa, no basada en la transmisividad ni en la narración lineal, sino en una cultura de la participación y una narración transmediática, en un medio líquido y caótico.

“la participación , y no sólo el acceso a las tecnologías digitales , es la verdadera inclusión. No basta con democratizar el acceso a los medios digitales de información. Es necesario educar a las comunidades excluidas, dotarlas de capacidades para participar en la era digital, en la cibercultura, en la sociedad de la información” (Silva, M. 2005, pág. 55) 

En este contexto, en el que la tecnología y la conectividad mediante internet predomina la realidad de la sociedad desarrollada, hemos cometido un error de base en la apropiación tecnológica instrumental que se ha promovido desde administraciones  e instituciones. En un marco globalizado de sociedad de consumo, se ha promovido una alfabetización digital basada en el aprendizaje técnico-instrumental de las herramientas digitales, dejando de lado el contexto más social, la interacción como base de crecimiento personal, el factor colaborativo como medio para alcanzar objetivos comunes en sociedad, y el Factor Relacional (Gabelas, J.) como componente básico de fortalecimiento y progreso social en comunidad.

Ismael Peña, profesor de la Universidad Abierta de Cataluña, define 5 dimensiones competenciales necesarias para favorecer el aprendizaje colaborativo y una socialización favorable y participativa en la sociedad del conocimiento.

Alfabetización digital – tecnológica

Lo más básico, combatir la brecha digital. Consiste básicamente en encender el PC, saber que programa utilizar para cada tarea y algunos elementos básicos de gestión.

Alfabetización informacional

Consiste en comprender que estamos leyendo y que estamos diciendo. Como almacenar la información, como categorizarla, como recuperar esa información, buscar fuentes, conocer si es tan manipuladas o no, conocer si es obsoleta o es actual, identificar el emisor y receptor, es algo más allá de escribir un texto que tenga sentido.

Competencia multimedia

Saber porque medio y en que formato comunicar, interpretar en cada momento, que canal usar, que plataforma, que medio, a quién dirigirnos, como dirigirnos, con que duración. Y tener los conocimientos para desarrollar este tipo de contenidos (infografías, videos, imágenes, diagramas, etc).

Identidad digital

Cada vez más, es importante cual es el mensaje como quién lo dice. El conocimiento cada vez es más tácito y vamos más a la reputación, persona o institución que emite el mensaje. Como uno se persona en el ciberespacio. Que funciona 24×7 y sin restricción espaciales. Es fundamental ser proactivo, no dejar que la creen sólo terceros.

Conciencia Digital (Marco)

Es la que I. Peña denomina como el marco que engloba todas las anteriores.

Ser consciente, estar al tanto de lo que está pasando. Saber que ha cambiado y ser consciente de hacia dónde va a ir. Como cambiará la política en los próximos años por culpa de la sociedad digital, el consumo, la forma como pensamos, como nos educamos. Comprender como está cambiando el mundo para saber cuál es mi contexto.

Peña-López, I. (2011). Managing XXI. Recuperado el 12 de junio de 2014 desde http://youtu.be/dOUAweo4lZ0

He creado un esquema de elaboración propia que comprende estas y otras propuestas del debate de la sociedad red o sociedad del conocimiento, sentando diferentes elementos clave para la promoción de la tecnología en un aprendizaje colaborativo, en un contexto de interacción permanente.

Esquema de la Sociedad red Jose María Regalado


Herramientas 2.0 en el aprendizaje colaborativo

Si algo ha favorecido la web 2.0 basada en la interacción, es la aparición de innumerables herramientas de base colaborativa, que favorecen espacios de aprendizaje colaborativo.

El nuevo contexto de prosumidores o de Emirec como los define Cloutier, conlleva un marco de interacción donde se rompe la transmisividad educador-educando para pasar a un caos de conocimiento, donde todos son educadores y todos son educandos.

EMIREC personifica el carácter E-R de cada hombre. Es el homo comunicans, que tiene cinco sentidos, “mucho de creatividad, una imaginación que él desprecia y un Intelecto del cual está muy orgulloso”. Es una personificación del hombre moderno que dispone de lenguajes múltiples que rara vez utiliza. El mensaje-lenguaje está formado por dos elementos inseparables, el lenguaje permite “encarnar” un mensaje: el contorno es el lenguaje; la superficie, el mensaje.
Éstos son sistemas de signos que establecen los lazos de comunicación entre los que emiten (por medio de la palabra, un gesto, grafismos) y los que reciben (por la audición, la visión, la lectura) en un cuadro sociocultural necesariamente común” (Cloutier, J.)

De esta forma, el reto de todo educador actual es la promoción de un aprendizaje colaborativo, basado en la interacción y la relación por encima de la mera instrumentalización tecnológica, donde los recursos digitales se presentan como medios de interacción entre personas para estar en conexión, compartir conocimiento y co-crear nuevo.

El mero uso de estas herramientas no implica un aprendizaje colaborativo, ni tan siquiera una interacción. La aplicación que se de a las mismas es lo que va a definir esta cuestión. Es más, la incorporación de estas herramientas digitales puede mantener un modelo educativo bancario, puramente transmisivo.

La promoción de un aprendizaje basado en la búsqueda de información, el debate, el autodescubrimiento, el ensayo-error, la generación de contenidos, el uso de nuevos medios y la promoción de metodologías basadas en la resolución colaborativa de problemas y la toma de decisiones, es lo que va a promover el aprendizaje colaborativo.

El educador pasa a ser guía, acompañante de este proceso donde la persona en constante proceso de aprendizaje intercambia roles de emisor y receptor, de consumidor y generador de contenidos, de educador y educando, en un modelo horizontal y colectivo.

La tecnología favorece medios ubicuos y transmediáticos para este proceso de encuentro entre personas en proceso de aprendizaje y crecimiento personal, como elemento de interacción multidireccional y democrática.

Únete a Inmersión TIC
Recibe cómodamente los próximos contenidos en tu mail

Recibirás contenidos propios, cursos y algunos contenidos exclusivos para suscriptores (Sin spam)

Nunca recibirás contenidos de terceros

 

3 comentarios en “Tecnología y Aprendizaje colaborativo”

  1. Mario Zabala Liébana

    Qué buen artículo! o mejor dicho, como dice Ana, qué buen post. Voy a digitalizarme también verbalmente 🙂

    Me ha encantado fusionar los conceptos de prosumidor (productor y consumidor de contenidos de información) y educación democrática (dialógica, horizontal, deliberativa), para lograr el verdadero empoderamiento: apropiación tecnológica para la transformación y bienestar social 🙂

    ¡¡Gracias!!

  2. Me ha gustado mucho el contenido de este post.

    A pesar de que la tecnología se presenta como un medio liberador, una oportunidad de socialización y comunicación interpersonal, la realidad es que muchas personas no saben hacer un buen uso de la información y de las herramientas digitales que disponemos actualmente.

    Por ello, desde mi punto de vista creo que es muy importante incentivar el aprendizaje colaborativo sobre todo desde las generaciones mas jóvenes para despertar ese pensamiento crítico que tanto hace falta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba